Escuela de Reiki Bioreiki Karuna Reiki y Respiraciůn Multidimensional de Josť MarŪa Jimťnez Solana


La Sanación espiritual

La Sanaci√≥n espiritual es un conjunto de pr√°cticas y terapias que forman un sistema coherente y completo que interact√ļa sobre todas las dimensiones existenciales del ser humano y  puede mejorar el sistema inmunitario al aplicarlas sobre nosotros mismos o sobre los dem√°s.

Se basa en la adecuada preparaci√≥n de practicante y del sanador o terapeuta que trabajan mediante el acceso a determinadas vibraciones de la Energ√≠a Universal sanadora que canalizan y proyectan hacia la estructura energ√©tica del ser humano (paciente); estas bandas de energ√≠a universal vibran en alt√≠simas frecuencias y  muy cortas longitudes de onda, y pueden  penetrar hasta el nivel celular y at√≥mico, transmutando y transformando las energ√≠as inarm√≥nicas, disolviendo bloqueos energ√©ticos, deshaciendo congestiones excesivas de energ√≠a, y aportando orden y estructura en todas las dimensiones existenciales del ser humano, devolvi√©ndole con ello la armon√≠a y la sanaci√≥n de las vibraciones perjudiciales.

La sanaci√≥n espiritual act√ļa en la dimensi√≥n espiritual, no es una terapia mental-emocional, durante la terapia el terapeuta y el paciente entran en un espacio sagrado que es un nivel elevado de conciencia en el que se produce la sanaci√≥n canalizando hacia el paciente una determinada gama de frecuencias de la Energ√≠a universal para limpiar y transmutar las energ√≠as negativas que existen en torno a la huella traum√°tica o el bloqueo energ√©tico,  limpi√°ndola en profundidad para que no quede ning√ļn residuo energ√©tico desfavorable que pueda volver a emerger y actuar como n√ļcleo inicial al que se puedan ir anclando otras energ√≠as negativas similares por analog√≠a, de esta forma la sanaci√≥n espiritual transmuta la anterior realidad que origin√≥ el trastorno, que una vez sanada ya no se puede volver a reorganizar.

La Sanaci√≥n espiritual comprende un conjunto de pr√°cticas mediante las cuales podemos influir en nuestra salud aportando orden y estructura a nuestra estructura energ√©tica para recuperar la integridad energ√©tica actuando directamente sobre todos los sistemas de la estructura energ√©tica (sistema de chakras, canal centra, los tres tantien y la √≥rbita microc√≥smica) y borrando cualquier huella negativa en el campo energ√©tico del paciente.

En el universo existe una Energ√≠a universal sanadora que es la energ√≠a primigenia de los or√≠genes (del Principio divino creador) mediante la cual se cre√≥ todo el universo, que aporta orden y estructura a los sistemas bioenerg√©ticos, que puede ser transmitida a la estructura energ√©tica de las personas aport√°ndoles valor, significado, trascendencia y sanaci√≥n.

Las personas que son tratadas con la sanaci√≥n espiritual reciben una transmisi√≥n de energ√≠a que reestructura  y reordena las energ√≠as alteradas y reactiva sus recursos naturales, su sistema inmunitario y sus fuerzas internas para ayudarles a enfrentarse a la enfermedad, aumenta su capacidad de recuperaci√≥n y frecuentemente consiguen mejorar su sintomatolog√≠a y aumentar su confianza en s√≠ mismos y la paciencia para afrontar sus enfermedades, y tambi√©n aumenta su capacidad para afrontar el dolor; dejan de verse a s√≠ mismos como enfermos y pasan de identificarse con su enfermedad y sentirse como un "ser enfermo" a verse como seres humanos completos con un desarreglo en sus cuerpos f√≠sicos "Yo no soy mi enfermedad".

La salud y la sanaci√≥n son estados de integridad energ√©tica que conllevan una determinada vibraci√≥n de nuestra estructura energ√©tica y de nuestra mente, que podemos alcanzar  mediante las pr√°cticas de Sanaci√≥n  y de autosanaci√≥n espiritual de este manual.

La sanación tiene lugar en la dimensión espiritual

La dimensi√≥n espiritual es un nivel de la realidad velada al nivel de conciencia ordinario que no nos es directamente cognoscible por las percepciones de  los sentidos, est√° fuera de los condicionamientos del espacio-tiempo y de lo manifestado, y es independiente del objetivismo y de la epistemolog√≠a cient√≠ficos porque est√° fuera de la raz√≥n, lo medible y el m√©todo cient√≠fico, aunque algunas manifestaciones y efectos de la dimensi√≥n espiritual si pueden ser objetivados, por ejemplo si hacemos una fotograf√≠a con la c√°mara Kirlian antes y despu√©s de una sesi√≥n de sanaci√≥n espiritual podremos ver las diferencias, o si medimos con un electroencefal√≥grafo la vibraci√≥n de las ondas cerebrales de un practicante o de un paciente antes y despu√©s de realizar una sesi√≥n de sanaci√≥n o de meditaci√≥n se puede observar que antes est√° en un estado beta de 35 Hz y despu√©s en un estado alfa de 8 Hz, o si realizamos mediciones en el paciente con un biotensor antes y despu√©s de una sesi√≥n de sanaci√≥n podremos ver que la terapia de sanaci√≥n ha optimizado su sistema de chakras y toda su estructura energ√©tica.

El hombre actual sufre cierto estado alexit√≠mico que dificulta su capacidad para contactar con otras realidades diferentes a la f√≠sica debido a la narcotizaci√≥n sensorial y mental-emocional producida por el bombardeo medi√°tico y la sociedad materialista y laica, y como la dimensi√≥n espiritual es una dimensi√≥n oculta a la percepci√≥n de nuestros sentidos,  para poder desvelarla y penetrar en ella, el practicante debe aprender a pasar de las se√Īales procedentes de nuestro sistema f√≠sico-sensorial a las se√Īales sutiles que captamos a trav√©s de la antena de nuestro canal central y de nuestros chakras.

La dimensi√≥n espiritual la sentimos en estado alfa, fuera de la dimensi√≥n f√≠sica y del espacio-tiempo, ya que en el estado de vigilia beta de la realidad ordinaria estamos dentro de la dimensi√≥n material sujetos a los condicionamientos del espacio-tiempo.

La dimensión espiritual, el contacto con los guías y seres espirituales y la canalización con la Energía universal sanadora, solamente podemos realizarlas cuando salimos de la realidad consensual y su vibración beta racional y lógica, y entramos en la vibración alfa donde contactamos con nuestro Ser y con nuestro Yo superior , con lo numinoso y con lo divino, por ello la dimensión espiritual no es un mundo de palabras sino de vivencias, experiencias, sensaciones.

La Psiconeuroinmunolog√≠a 

La Psiconeuroinmunolog√≠a estudia c√≥mo afecta la mente en la salud, en la sanaci√≥n, y en el Sistema inmunitario.

Los Neurop√©ptidos son unas mol√©culas qu√≠micas que recorren el torrente sangu√≠neo y llenan todos los espacios intracelulares de los que depende en gran parte  nuestro estado de salud, y responden en funci√≥n de la vibraci√≥n que reciben desde nuestra mente, por ello nuestro estado mental, emocional y espiritual determina nuestro estado de salud.

Los trastornos somatops√≠quicos se producen por la somatizaci√≥n en el cuerpo f√≠sico de determinadas alteraciones sutiles producidas por emociones y sentimientos negativos (de baja frecuencia) como la ansiedad, el estr√©s, la depresi√≥n, la ira, la preocupaci√≥n etc., que producen vibraciones inarm√≥nicas que se reflejan y sienten todas las c√©lulas del cuerpo y afectan  directamente al sistema inmunitario.

La sanación espiritual es multidimensional.

 La Sanaci√≥n espiritual es una pr√°ctica espiritual de autosanaci√≥n y de sanaci√≥n multidimensional que interact√ļa entre las tres dimensiones existenciales del ser humano:

-A nivel espiritual: Canaliza directamente las frecuencias necesarias hacia nuestro Yo espiritual para mantenerlo en contacto con su origen indiferenciado en la Clara Luz.

-A nivel mental: canaliza hacia nuestra mente las vibraciones necesarias para devolverle la frecuencia sanadora y mantener el contacto con el inconsciente, liberando al Yo individual de las represiones a las que él mismo se somete para mantener el control cuando se ve inundado por la energía numinosa del Yo superior y de los potenciales no egóicos del psiquismo.

-A nivel emocional: Canaliza hacia nuestro n√ļcleo emocional la energ√≠a necesaria para transformar las emociones negativas en emociones positivas y para mantener la ecuanimidad en nuestras emociones y sentimientos, evitando as√≠ que se transformen en bloqueos energ√©ticos o emocionales que perturben el funcionamiento de nuestro sistema energ√©tico.

-A nivel f√≠sico: Act√ļa directamente sobre la materia de nuestro cuerpo f√≠sico canalizando hacia los √°tomos, c√©lulas, √≥rganos tejidos y √≥rganos, determinadas frecuencias de la Energ√≠a universal sanadora para que recuperen la armon√≠a y se pueda afrontar una determinada disfunci√≥n cuando ya ha sido somatizada en el cuerpo f√≠sico en forma de enfermedad.

La sanaci√≥n espiritual transmuta las vibraciones  an√≥malas, perjudiciales y disfuncionales en las dimensiones no f√≠sicas (sutiles)  antes de que se manifiesten en las dimensiones inferiores y somaticen en el cuerpo f√≠sico.

Herramientas de la sanación espiritual.

El practicante y el terapeuta pueden utilizar las herramientas de este manual para su autosanación, para la sanación de los demás y para impulsarse en su proceso de realización hacia la Luz.

Mediante la terapia y la autoterapia de sanación.

Mediante las prácticas espirituales: La meditación, la oración, el altruismo, la compasión consciente.

A través de ellas la sanación espiritual puede influir en todas las dimensiones existenciales del ser humano y fortalecer el sistema inmunitario para ayudarle a que recupere su funcionalidad original.

 

 

Las prácticas espirituales de la Sanación espiritual son universalmente validas.

- En la sanación espiritual no existen dogmas ni ritos.

La sanaci√≥n espiritual y el conjunto de pr√°cticas que contempla  son validas para todos los seres humanos, independientemente de cualquier religi√≥n, porque en ella no existen principios de fe ni dogmas, si no que a trav√©s de la experiencia interior unifica la conciencia individual del practicante con la Conciencia universal, mediante un proceso de realizaci√≥n personal en el que el practicante se basa en sus propias experiencias espirituales personales sin apoyarse en la raz√≥n ni en el intelecto, y se avanza mediante la meditaci√≥n, la oraci√≥n y las pr√°cticas espirituales, y no mediante la realizaci√≥n de ritos ni dogmas ni la adhesi√≥n a cualquier l√≠nea de pensamiento.

- La sanación espiritual se basa en la experiencia individual del practicante.

Se trata de un proceso en el cual el practicante  se basa en su propia experiencia individual y no en la raz√≥n ni el intelecto y a trav√©s de sus pr√°cticas espirituales de meditaci√≥n, oraci√≥n y desapego, el practicante se enfrenta a su lado oscuro y sus demonios internos, va explorando paulatinamente su interior  transitando por las cavernas y laberintos de su inconsciente profundo y sus sombras, y en este enfrentamiento se va produciendo la muerte del Yo ego, del Yo individual, del Yo autoimagen con sus apegos (nombre, forma, estatus, posesiones, dinero, t√≠tulos, placer, imagen, deseos, anhelos..)  y con su anhelo permanente de autoperpetraci√≥n, para ir iluminando la oscuridad de su ignorancia inconsciente con la Luz original de su Ser.

 

El espacio sagrado.

La sanaci√≥n espiritual tiene lugar dentro del Espacio sagrado sanador que no se trata de un espacio f√≠sico, sino de un nivel de conciencia, de una vibraci√≥n generada por el binomio terapeuta-paciente, que juntos forman una entidad energ√©tica con vida propia, con su propio canal central, un espacio sanador que se constituye con la intenci√≥n y la voluntad mutuas y la ayuda de sus gu√≠as y de todo el universo, es como un espacio espiritual donde tiene lugar la sanaci√≥n.

En el Espacio sagrado sanador el terapeuta canaliza hacia el paciente una determinada gama de frecuencias de la Energía universal que irradian por su cuerpo físico y por sus cuerpos sutiles, iluminando sus zonas oscuras y sus sombras, armonizando los sistemas descompensados de su estructura energética, transformando sus emociones negativas en emociones positivas, sanando las tendencias kármicas que están obstaculizando su sanación, limpiando, transmutando, sanando, produciendo nuevas comprensiones y elevando su nivel de conciencia, y poniéndolo en contacto directo con la Luz sanadora de la Energía universal del Creador.

El Paciente debe dejar atrás su identidad, su ego y su pasado junto con sus creencias limitadoras, y conectarse con su Yo superior, con su Ser, con la Energía infinita y con la Conciencia infinita, para que su mente proyectiva, discriminadora y limitadora, deje de escribir el guión de su futuro como lo ha hecho hasta entonces, de forma que en este espacio sagrado se produzca una apertura consciente a la energía de la humildad espiritual y de la entrega, en la que todos los traumas, conflictos, sufrimientos y bloqueos del pasado sean aceptados, integrados y sanados, para que ya no sean capaces de definir su presente.

Mediante la aceptación consciente de este Espacio sagrado sanador, el paciente deja de ser su historia pasada y renace a una nueva energía sanadora.

El paciente liberado de su pasado ya no está condicionado por él, y su mente proyectiva deja de escribir y visualizar el guión de su futuro que también condiciona su presente. Los traumas y conflictos del pasado permanecen solamente como recuerdos pero ya no definen quien eres ni lo que puedes hacer en el presente.

El Espacio sagrado es parte del infinito, en √©l no estamos sujetos a los condicionamientos del espacio del tiempo, del pasado y del futuro, porque estamos plenamente  presentes y solo existe el aqu√≠ y el ahora.

El paciente se da cuenta de que su historia ya no le condiciona y la experiencia del infinito puede transmutar y disolver los prejuicios y creencias sobre la enfermedad, la vejez, y la muerte.

Y esta recepción de conciencia es intensamente sanadora ya que cada átomo y cada célula de su organismo la reciben con plena conciencia y se renuevan y regeneran con ella.

La Sanación espiritual en el Espacio sagrado sanador disuelve y transmuta sus perjuicios, creencias y programaciones sobre la enfermedad, y esta nueva comprensión y la recepción de energía universal no es un proceso mental, racional ni psicológico, sino interno y multidimensional en el que cada célula, átomo y partícula del paciente reciben esta información sanadora que les aporta un nuevo orden y estructura y una nueva conciencia del espacio infinito, de la conciencia infinita y de La Clara Luz sanadora del Creador y se renuevan con ellas.

Y con esta nueva conciencia sanadora el sistema inmunitario puede liberarse de sus limitaciones, bloqueos y condicionamientos y se abre de nuevo el paso hacia la sanación espiritual multidimensional.

En este Espacio sagrado conectamos directamente con nuestro Ser que es un Yo infinito de energía numinosa y sagrada, no sujeto a los condicionamientos del espacio-tiempo.

En el espacio sagrado la comprensi√≥n esencial es tomar la plena conciencia de que eres parte de todo y de que no existen barreras entre t√ļ y los dem√°s.

 

La enfermedad y el ser humano enfermo.

La enfermedad grave nos hace m√°s conscientes de nosotros mismos, de nuestras relaciones y de nuestra vida y se produce un cambio en las prioridades, nos damos cuenta de la relatividad de casi todas las cuestiones que nos preocupan en la vida y entonces subrayamos lo que es realmente importante para nosotros, y ello produce un cambio en el sistema de valores que rigen nuestra conducta y se altera nuestro sistema de prioridades.

Sentimos y percibimos intuitivamente desde una perspectiva superior transpersonal quienes son las personas que nos importan, con aquellas que estamos bien, que sabemos claramente que están unidas a nosotros sea como sea, nuestras relaciones se ponen a prueba sobre todo las más intimas, y salen fortalecidas o debilitadas, a veces una enfermedad grave nos une o nos separa en nuestras relaciones intimas dándonos una gran lección de vida al sacar a la luz aspectos de nuestras relaciones que permanecían velados antes de la enfermedad.

 

Una enfermedad grave altera nuestro status en la vida, de forma que despu√©s de ella ya nunca volvemos a ser los mismos. A veces este cambio se produce paulatinamente acompa√Īando al transcurrir de la enfermedad y otras se produce repentinamente, como si una chispa divina nos tocara, como un rayo de iluminaci√≥n entrara en nosotros transmut√°ndonos hacia estados superiores de conciencia en los que muchos esquemas de nuestro estado anterior ya no son v√°lidos y muchas relaciones importantes adquieren su verdadero significado y salen reforzadas al darnos cuenta que son verdaderamente importantes para nosotros o debilitadas al ver que son relativas e intrascendentes y que necesitamos algo m√°s, acercarnos m√°s a nuestra alma para sentir en ese espacio interior la unidad universal.

 

El enfermo entra en un nuevo espacio energ√©tico de una vibraci√≥n diferente a la dimensi√≥n f√≠sica, el espacio de la enfermedad que es un nivel energ√©tico intermedio de paso entre la dimensi√≥n f√≠sica y la dimensi√≥n espiritual, donde se van a librar batallas y donde se va a decidir qui√©nes son los vencedores. Estas batallas se libran dentro de este espacio en numerosos frentes: el general supremo es el √°nimo del enfermo que es el que va decidir  el resultado final, otro frente es el de los familiares que toman decisiones por nosotros dej√°ndonos al margen porque estamos enfermos y m√°s d√©biles y pasivos, pero no estamos anulados y el enfermo debe participar siempre en las decisiones que sus familiares tomen respecto a √©l haciendo siempre lo que el mismo considere m√°s adecuado aunque moleste a alguien o a los dem√°s no les guste.

 La enfermedad y su consecuencias no son permanentes, el enfermo debe ser consciente de que es un estado de paso, una traves√≠a que tiene su fin de una forma o de otra; cuando el decaimiento, la desesperaci√≥n, las nauseas, la soledad, la debilidad y el dolor son nuestro compa√Īeros diarios, debemos verlos no como algo desagradable que nos va a acompa√Īar el resto de nuestra vida sino como algo transitorio que llegar√° a su fin.

 

La enfermedad como oportunidad para abrir nuestra alma a las altas frecuencias.

El enfermo como ser multidimensional es m√°s consciente de su dimensi√≥n espiritual que de su dimensi√≥n f√≠sica y mental, porque el espacio de la enfermedad est√° m√°s pr√≥ximo a la dimensi√≥n espiritual que es el hogar del Yo superior donde mora el alma, y para que nuestra alma (que est√° cerrada habitualmente por el inconsciente) se abra con una perspectiva superior al mundo f√≠sico donde percibimos y sentimos, necesitamos un ejercicio de intenci√≥n y de sinceridad, de entrega a nuestro Ser, de dejarnos llevar por el dulce fluir de nuestro Yo superior que va abriendo poco a poco la ventana de nuestra alma permitiendo que lo m√°s profundo de nosotros se asome al mundo exterior para compartir desde all√≠ aquella profundidad en el mundo de aqu√≠, es entonces cuando surgen las preguntas del alma  que nuestro Yo superior nos plantea y que est√°n relacionadas con la esencia de lo que somos: seres espirituales manifestados en el mundo f√≠sico como seres humanos multidimensionales, que estamos en la dimensi√≥n material como parte de nuestro proceso de realizaci√≥n hacia las altas frecuencias de la Uni√≥n, del Amor y de la Luz, para poder alcanzar la liberaci√≥n y la iluminaci√≥n y compartir eternamente la Comuni√≥n universal.

 

¬ŅHe vivido mi vida de manera honesta conmigo mismo? Si no es as√≠ que aspectos de ella me desagradan o no me hacen sentirme bien.

¬ŅQu√© deseo hacer con el tiempo que me queda de vida?

¬ŅMis relaciones son relaciones del alma o est√°n situadas en la dimensi√≥n f√≠sica y emocional o mental?

¬ŅLas personas que me quieren son las que yo quiero que me quieran y con las que me encuentro unido como hermanos y compa√Īeros del alma?

¬ŅEn mis relaciones amorosas de pareja he seguido mi intuici√≥n, que es la voz de mi Yo superior, mi coraz√≥n que es el sentir de mi alma y no a mi raz√≥n que nos lleva por los caminos de lo psicol√≥gico y lo l√≥gico conduci√©ndonos frecuentemente a mantener relaciones vac√≠as de contenido y de amor solamente por conveniencia o comodidad?

¬ŅQu√© concepto tengo de Dios y de lo superior?

¬ŅQu√© vivencias y experiencias profundas he vivido respecto a la comuni√≥n universal?

¬ŅQu√© relaci√≥n tengo y mantengo con el m√°s all√°, con las energ√≠as de orden supraindividual y transpersonal, con los planos superiores del ser, con las manifestaciones de la dimensi√≥n espiritual, con gu√≠as, √°ngeles, y dioses?

¬ŅQu√© comunicaci√≥n y que grado de implicaci√≥n tengo con mi l√≠nea ancestral energ√©tica, con mis antepasados, con los miembros de mi familia f√≠sica que ya pasaron a la dimensi√≥n espiritual entrando a formar parte de mi familia espiritual?

¬ŅQu√© valor a√Īadido he dejado yo en el mundo?

¬ŅCu√°nto y c√≥mo he ayudado a los dem√°s cuando he tenido ocasi√≥n de hacerlo?

 

El enfermo que ve aparecer estas cuestiones ontol√≥gicas que su Yo superior le va planteando en determinados momentos, siente como si se desnudara su interior qued√°ndose indefenso y desvalido frente a los interrogantes que plantean y es entonces cuando buscamos  compartirlas con las personas queridas que al verse abrumadas por su profundidad y al no estar habituadas a tratar con ellas, ya que en el mundo exterior no suelen plantearse, se limitan a desviar la conversaci√≥n con frases hechas o lugares comunes como "Tranquila/o, no te preocupes que todo se arreglar√°‚Ķ" "Ya ver√°s como pronto te curas‚Ķ", o se limitan a asentir sin comprender ni aceptar la turbaci√≥n y la alteraci√≥n que les produce al no estar acostumbrados a transitar en estos espacios espirituales, o bien porque no se atreven a profundizar y dejan esos asuntos del alma para  la religi√≥n y los consejeros espirituales.

Aunque a veces encontramos otra alma abierta dispuesta a escuchar, comprender y compartir estas inquietudes que nuestro Yo superior nos pone delante, y cuando esos amigos del alma o compa√Īeros espirituales aparecen es porque forman parte de nuestra familia espiritual o nuestro grupo de almas y existe un lazo k√°rmico que nos relaciona con ellos, que puede ser que venga de tiempos remotos, pero que siempre es revelador para ambos, revelador de unas verdades profundas que surgen de la verdad suprema de esa chispa divina que todos tenemos dentro de nuestro coraz√≥n energ√©tico que nos impulsa a ser m√°s espirituales, a buscar dentro de nosotros mismos la verdad y a ir avanzando hacia ella con perseverancia y sin desanimo, con esa fuerza del buscador espiritual que le hace ir avanzando siempre hacia lo sagrado donde √©l siente que est√° la energ√≠a de Dios que es la Unidad de todo lo existente, la comuni√≥n Universal.

Es entonces cuando la enfermedad ha cumplido una de sus misiones que es poner al enfermo en contacto directo con su alma que es una potencia de su Yo superior.

 

El enfermo debe hacerse consciente de su multidimensionalidad y de que la enfermedad es un grito de nuestro Ser y de nuestro Yo superior que no hemos escuchado en la dimensiones no físicas (la emocional y la espiritual) cuando no estábamos enfermos, y finalmente se ha manifestado en la frecuencia más baja de la dimensión física y material.

Y esta conciencia debe llevarle a integrar esta multidimensionalidad en su estructura energ√©tica y tenerla siempre presente para poder utilizar las potencialidades y los dones de los que el universo nos ha dotado a todos los seres humanos y entre ellos est√° la intenci√≥n de vencer a la enfermedad y vivir, esta intenci√≥n de vida comienza alimentada por ese fuego interno que todos tenemos como un tesoro del alma que alimenta los pensamientos y las ideas que se generan en nuestra mente que son los precursores de las decisiones que generan las creencias, que a su vez generan la intenci√≥n que nos mueve.

La energ√≠a de la intenci√≥n de vivir es la fuerza motora de la sanaci√≥n y est√° dentro de ti.

Para hacerla efectiva en tu vida solamente debes abrir tu alma y contactar sinceramente con tu Yo superior que es tu esencia espiritual que regula las potencias del alma y del corazón energético haciéndolas presentes en tu vida multidimensional.

 

El enfermo necesita el apoyo, la compa√Ī√≠a y la ayuda de los seres queridos porque con ellos todo se supera y su enfermedad se hace m√°s llevadera.

El enfermo en soledad carece de estas fuentes de apoyo que le ayudan a enfrentarse a su enfermedad y tiene menos recursos para ayudarle a superar la preocupación generada por la enfermedad grave, los sentimientos de soledad, el miedo a la muerte, la ansiedad y la angustia de saberse fichado por la enfermedad.

Cuando una persona querida traiciona la confianza del enfermo tirando la toalla o abandonando la situación, está perdiendo la gran oportunidad de vivir una experiencia transformadora y de redimirse con ella.

 En el proceso de sanaci√≥n es muy importante la red de apoyo al enfermo desarrollando una red de apoyo familiar y social cuyas premisas sean el acompa√Īamiento, el amor y la compasi√≥n, que contribuyen a que determinados factores sanadores que el enfermo necesita se encuentren  presentes durante el enfrentamiento a la enfermedad para poder desplegar toda la potencialidad del sistema inmunitario, la respuesta inmunitaria y la capacidad de recuperaci√≥n.

La cantidad y calidad de amor que el enfermo reciba de su círculo relacional son decisivos en la formación de sus actitudes, prejuicios y creencias sobre su propia enfermedad y su sanación.

Por ello tanto la red de apoyo al enfermo como el propio enfermo tienen un papel activo en el proceso de sanación porque como hemos visto las creencias de una persona sobre la salud y la enfermedad pueden cambiar la química del organismo.

Nuestra salud est√° relacionada con la calidad de nuestros pensamientos y sentimientos y con la calidad de nuestras relaciones con los dem√°s y con el mundo.

La sanaci√≥n espiritual  nos ayuda a transformar nuestras creencias y a transmutar las emociones negativas conservando e  integrando plenamente nuestros sentimientos y emociones.

A lo largo de nuestras vidas nos encontraremos con la enfermedad antes o despu√©s en nosotros mismos o en los seres queridos, la cita con la enfermedad es segura, lo que no sabemos es cuando se producir√° su entrada en nuestro circulo intimo del que somos el centro, pero cuando lo hace, siempre se produce una conmoci√≥n que mueve sus cimientos  y una confusi√≥n inicial que una vez integrada supone una ocasi√≥n √ļnica para que todos los implicados en el proceso de la enfermedad se abran a la dimensi√≥n espiritual y a las teofan√≠as que no tuvieron ocasi√≥n de experimentar en el mundo material de la dimensi√≥n f√≠sica.

Cuando la enfermedad aparece por sorpresa deja al enfermo y a su c√≠rculo intimo de seres queridos sumidos en la sorpresa y en la confusi√≥n debido al cambio tan brutal y repentino que nos hace pasar de la actividad diaria al espacio de la enfermedad y al ambiente energ√©tico del hospital. Entonces aparecen dudas existenciales y un profundo proceso de reflexi√≥n interior que no solamente realiza el enfermo sino tambi√©n aunque de diferente manera las personas que est√°n cerca de √©l, los di√°logos se hacen m√°s profundos y salen  de la dimensi√≥n espiritual, surgen abri√©ndose nuestras almas y corazones y dejando hablar al Yo superior de nuestro ser con palabras profundas que apartan la ilusi√≥n (maya) de la vida cotidiana (el trabajo, las preocupaciones intrascendentes‚Ķ) y nos pone delante lo que realmente importa en nuestras vidas, el amor, la compasi√≥n, el altruismo, la √©tica en las relaciones espirituales con los dem√°s, la dignidad y el respeto por ti misma como ser humano y por todos los seres, el cumplimiento de nuestro prop√≥sito vital y el crecimiento espiritual que nos permiten avanzar en nuestro proceso de realizaci√≥n hacia niveles superiores de conciencia.

 

 Advertencia

La Sanación espiritual es una práctica de sanación espiritual, no de sanación física; en esta información no se afirma que esta terapia sane el cáncer u otras enfermedades, si no que aplicado adecuadamente, puede ayudar a afrontar el cáncer y cualquier enfermedad.

 

 

inicio - el autor - libros - cursos - consultas - terapias - cáncer y sanación- información - cursos de sanación a distancia - programación - adquisiciones - contacto